Venezuela

Loading...

19.8.14

Tengo 20.000 correos sin leer

Es síndrome de Diógenes y el trastorno de acumulación compulsiva son dos patologías que se caracterizan por querer guardarlo todo. En el mundo digital, también sucede: largas listas de correos, carpetas llenas de canciones o un disco duro saturado de vídeos son algunos de los síntomas. ¿Te suena?

En algún momento, todos hemos tenido que buscar por tierra, mar y aire para encontrar el cargador del móvil que recordábamos haber dejado en el cajón del escritorio, las gafas que habíamos colocado en la mesa del salón o las llaves que pensábamos que estaban en el bolso.
En lo que respecta al correo eletrónico, ocurre algo parecido. Muchos también nos hemos vuelto locos tratando de localizar aquel email que nos mandó en su día la aerolínea con los billetes para las vacaciones o los amenazantes correos con las facturas de la luz y el teléfono.
Todo sería más fácil si fuéramos capaces de organizar los mensajes ya leídos: borrar los innecesarios y mantener aquellos que resultan de especial importancia (a ser posible, etiquetados). Para algunos, ordenar y acumular correos puede suponer un problema. Hablamos del trastorno de acumulación compulsiva y del síndrome de Diógenes, ambos en su versión digital.
Nuestro correo no convive con la basura y el polvo, y lleva bastante tiempo ocupar todo el espacio disponible de forma gratuita. Sin embargo, la incapacidad de borrar un mensaje antiguo y la obsesión por tenerlos ordenados nos pueden llevar a padecer estas psicopatologías.

 “Aunque todavía no está reconocido como una psicopatología, se trataría de un tipo especial de síndrome de Diógenes, propiciado por la extensión de las nuevas tecnologías en las tareas diarias” Y en cuanto al trastorno de acumulación compulsiva, “los objetos de acumulación no son físicos, luego no ocuparían la vivienda de la persona, sino más bien el disco duro, las bandejas de email o su cuenta en la nube”.

  “Lo que se valora es la conducta en general, no sólo si almacena emails, sino si no puede borrar ningún correo recibido o si no puede discriminar entre qué información es útil y cuál no. Películas, artículos, PDF, fotos, etc.”

 No todo el mundo que almacena cantidades ingentes de correos tiene este tipo de problemas. Según los expertos, la ansiedad juega un papel importante. Si en las versiones offline de dichas patologías las personas suelen presentar signos de demencia – en el caso del síndrome de Diógenes - o una conducta ansiosa u obsesiva, resulta más probable que se dé también en el online.
Aún así, “no hay todavía estudios de casos suficientes para comparar y marcar similitudes y diferencias. El problema aquí es ver si hay o no algún sistema para encontrar la información o si la persona controla mínimamente qué material tiene en su PC”, señala Ferrari.
“Una persona que acumula en la vida real tendería también a hacerlo en la vida digital, y no viceversa, pero es sólo una hipótesis”.

 “Todos solemos guardar las fotos de viajes, los vídeos más graciosos o la música más escuchada, pero en el comportamiento patológico del trastorno de acumulación compulsiva digital se guarda todo, eso sí, ordenado y clasificado” 

 En cuanto al síndrome de Diógenes, que conlleva que los pacientes – en general, ancianos -, vivan en condiciones pésimas de higiene, “no parece que en el mundo digital se pueda producir ese deterioro nocivo, aunque sí puede darse el caso de que la persona sature el servidor o el disco duro de su empresa si sufre este síndrome”.
En estos casos, el tratamiento se basa, simplemente, en que las personas aprendan a manejar las herramientas digitales, en concreto el correo.
“Si todos los destacamos, al final no nos servirá para saber qué es importante y qué no. Igualmente, si no abrimos los emails y estos se acumulan, perderemos la utilidad de la herramienta, porque no nos servirá para lo que está diseñado: servir de vía de comunicación”.
20.530, 433, 103.456 emails... Más alta o más baja la cifra de correos sin leer, tampoco hay que preocuparse demasiado.

16.8.14

SENCILLAMENTE ¡EXTRAORDINARIO!

 “La sociedad de los poetas muertos”, popularizó esta vieja expresión latina que quiere decir algo así como “aprovecha el día”. El día, emblema de la vida: cada mañana se nace con la esperanza de un mundo por construir y se muere de a poco cada noche. Los días de los hombres son limitados y breves. Si hacemos una equivalencia entre un año de los nuestros y la historia del cosmos, estamos a instantes de la medianoche del 31 de diciembre, ya las campanas de la iglesia están sonando y Colón hace apenas 3 segundos que descubrió América. Esta certeza angustia, pero también tranquiliza. Como ven, a este le queda poco; en cierto sentido puede decirse que ya se fue; también nosotros.  

Perder esta fugaz oportunidad que nos brinda la eternidad de estar aquí amargando la vida de la gente, asesinando inocentes, destruyendo países que podrían ser florecientes y robándose el dinero de hospitales que tendrían que salvar vidas preciosas es un absurdo de proporciones intergalácticas. Con razón decía Einstein que solo conocía dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana; y del primero tenía dudas.

Hemos venido al mundo a ser felices. Cuando uno contempla las catedrales, los partenones, las cariátides y todas esas maravillosas “eternidades” que el hombre ha construido para olvidar lo efímeros que somos, que pasaremos todos como Cartago “que con fuego y con sal borró el latino”, cae en cuenta de que la única manera de trascender es en aquello en que uno invierte estos brevísimos instantes, en hacer de nuestras vidas algo extraordinario.

La poderosa obra continúa -nos diría Mr. Keating- y a cada uno le toca hacer un verso de este infinito poema que es la humanidad. Si tu decisión fue construir tu vida como un corrupto o un tirano, si te envileciste al punto de olvidar que eres parte de esta obra de arte que es el ser humano, por muchos yates que hayas tenido en tu brevísima vida y muchos carros de marca y muchos Rolex, serás un mal recuerdo por toda la eternidad y eso nadie podrá cambiarlo.

La muerte de Robin Williams nos conmueve hondamente, porque uno siempre cree que alguien que es capaz de dar tanta felicidad a los otros tiene que ser muy feliz. Son muy comunes las historias de la tristeza profunda de los que hacen reír. Juan de Dios Peza dio cuenta de ello en su poema “Reír llorando” al relatarnos la angustia de Garrik: “cuántos hay que, cansados de la vida, enfermos de pesar, muertos de tedio, hacen reír como el actor suicida, sin encontrar para su mal remedio”.

Creo en el humorismo como en una suerte de redención. Los que hacen reír se echan encima las penas del ser humano, como hizo Jesús con nuestros pecados, para salvar al mundo, para que la humanidad sienta que hay esperanza, que se puede construir una vida mejor, de respeto, de justicia, de bondad.

Transforman las penas en risas, pero se quedan con una tristeza interior que no se va. Quién sabe qué profunda tristeza, qué inconmensurable dolor acompañó a Robin Williams en su última hora. Todos hubiéramos querido estar junto a él, encontrar la palabra precisa de alivio y decirle, como le decimos ahora, lo grandiosa que fue su vida, la hermosa manera como nos hizo felices, como nos ayudó a pensar y aprovechar el día para esta ardua tarea de mantener viva la esperanza. Robin Williams concluyó su verso y le quedó hermoso. Thank you, ¡oh captain, my captain!, por este fugaz y luminoso instante de tu existencia y por hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.  

Ve ahora a tu cielo particular, a ese lugar donde todas las demás bellezas palidecen y disfruta para siempre de la serena paz y de la eternidad que tu hermosa alma merece.

6.8.14

Las mujeres de mi generación son las mejores

"Las mujeres de mi generación son las mejores. Y punto. Hoy tienen cincuenta y pico, incluso sesenta y pico, y son bellas, muy bellas, pero también serenas, comprensivas, sensatas, y sobre todo, endiabladamente seductoras, esto a pesar de sus incipientes patas de gallo o de esa afectuosa celulitis que capitanea sus muslos, pero que las hace tan humanas, tan reales. Hermosamente reales. Casi todas, hoy, están casadas o divorciadas, o divorciadas y vueltas a casar, con la idea de no equivocarse en el segundo intento, que a veces es un modo de acercarse al tercero, y al cuarto intento. 


Qué importa...Otras, aunque pocas, mantienen una pertinaz soltería y la protegen como ciudad sitiada que, de cualquier modo, cada tanto abre sus puertas a algún visitante. Nacidas bajo la era de Acuario, con el influjo de la música de Los Beatles, de Bob Dylan.... Herederas de la "revolución sexual" de la década de los 60 y de las corrientes feministas que, sin embargo recibieron pasadas por varios filtros, ellas supieron combinar libertad con coquetería, emancipación con pasión, reivindicación con seducción. Jamás vieron en el hombre a un enemigo a pesar que le cantaron unas cuantas verdades, pues comprendieron que emanciparse era algo más que poner al hombre a trapear el baño o a cambiar el rollo de papel higiénico cuando éste, trágicamente, se acaba, y decidieron pactar para vivir en pareja. Son maravillosas y tienen estilo, aún cuando nos hacen sufrir, cuando nos engañan o nos dejan. Usaron faldas hindúes a los 18 años, se cubrieron con suéter de lana en una noche loca de viernes o sábado después de bailar. Hablaron con pasión de política y quisieron cambiar el mundo.

Aquí hay algunas razones de por qué una mujer de más de 55 nunca te va a despertar en la mitad de la noche para preguntarte.... "Qué estás pensando?" No le interesa lo que estás pensando. Si una mujer de más de 55 no quiere mirar un partido de fútbol, ella no da vueltas alrededor tuyo. Se pone a hacer algo que ella quiere hacer y generalmente es algo mucho más interesante. Una mujer de más de 55, se conoce lo suficiente como para estar segura de sí misma, de lo que quiere, y de con quién lo quiere. Son muy pocas las mujeres de más de 55 a las que les importa lo que tú pienses de lo que ella hace. Una mujer de más de 55, tiene cubierta su cuota de relaciones "importantes $" y "compromisos". 

Lo último que quiere en su vida es otro amante posesivo. Las mujeres de más de 55 son generalmente generosas en alabanzas. Ellas saben lo que es no ser apreciadas lo suficiente. Tienen suficiente seguridad en sí mismas como para presentarte a sus amigas.Solo una mujer más joven e inmadura puede llegar a ignorar a su mejor amiga. Las mujeres se vuelven psíquicas a medida que pasa el tiempo. No necesitas confesar tus pecados, ellas siempre lo saben. Son honestas y directas. Te dicen directamente que eres un imbécil si es lo que sienten sobre ti.Tenemos muchas cosas buenas que decir de las mujeres de más de 55 y por múltiples razones.

Lamentablemente no es recíproco. Por cada impactante mujer de más de 55, inteligente, divertida y sexy hay un hombre con casi o más de 60... pelado, gordo, barrigón y con pantalones arrugados haciéndose el gracioso con una chica de 20 años y haciendo el completo ridículo, e incluso menor que su hija.

¡¡Señoras..... les pido perdón por ello....!!!

13.7.13

“Es que no había esta moda verde en mis tiempos.”


En la fila del supermercado, el cajero le dice a una señora mayor que debería traer su propia bolsa, ya que las bolsas de plástico no son buenas para el medio ambiente.
La señora pide disculpas y explica: “Es que no había esta moda verde en mis tiempos.”

El empleado le contestó: “Ese es ahora nuestro problema. Su generación no puso suficiente cuidado en conservar el medio ambiente.”

Tiene razón: nuestra generación no tenía esa moda verde en esos tiempos:

En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosa y las de cerveza se devolvían a la tienda.

La tienda las enviaba de nuevo a la fábrica para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que se podían usar las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

Pero lleva razón, no teníamos esta moda verde en nuestros tiempos.

Subíamos las escaleras, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio ni oficina. Íbamos andando a las tiendas en lugar de ir en coches de 300 caballos de potencia cada vez que necesitábamos recorrer 200 metros.

Pero tiene Vd. toda la razón. No teníamos la moda verde en nuestros días.

Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no los había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en secadoras que funcionan con 220 voltios. La energía solar y la eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos.

Pero está en lo cierto: no teníamos una moda verde en nuestros días.

Entonces teníamos una televisión, o radio, en casa, no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo, no una pantallota del tamaño de un estadio de futbol. En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hiciesen por nosotros. Cuando empaquetábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no cartones preformados o bolitas de plástico. En esos tiempos no arrancábamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el césped; usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre cintas mecánicas que funcionan con electricidad.

Pero claro que está Vd. en lo cierto: no había en esos tiempos una moda verde.

Bebíamos del grifo cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua. Recargábamos las estilográficas con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las cuchillas de afeitar en vez de tirar a la basura toda la maquina afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo.

Pero,eso sí, no teníamos una moda verde por entonces.

En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o el autobús y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o andando, en lugar de usar a su mamá como taxista las 24 horas. Teníamos un enchufe en cada habitación, no un regleta de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kilómetros de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más próxima.

Así que me parece lógico que la actual generación se queje continuamente de lo irresponsables que éramos los ahora viejos por no tener esta maravillosa moda verde en nuestros tiempos.


Sinceramente una historia que da para pensar...
Normalmente se le echa la culpa a nuestras anteriores generaciones de el daño ambiental que hay ahora, pero después de leer esto, aún lo crees?

No seremos nosotros los que con tanto avance estaremos cargándonos el medio ambiente en verde sanearlo????....

25.5.13

El aceite de pescado podría reducir la respuesta física al estrés



Contiene tanto el ácido docosahexaenoico (DHA) como el ácido eicosapentaenoico (EPA). Hay evidencia que sugiere que la ingesta de pescado y de aceite de pescado puede ayudar a reducir los triglicéridos, así como el riesgo de muerte, los infartos de miocardio, los ritmos anormales peligrosos del corazón y los accidentes cerebrovasculares en personas con problemas del corazón. El aceite de pescado también podría ayudar a reducir la acumulación de placas en las arterias y podría disminuir la presión arterial.
Una amplia investigación se ha centrado en los beneficios potenciales del aceite de pescado para el corazón
En el estudio actual, los científicos se decidieron explorar la relación entre el estrés mental y los problemas del corazón. Propusieron que el aceite de pescado podría ayudar a reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca, y la respuesta de la actividad de los nervios al estrés mental. Un total de 67 personas que no tenían la presión arterial alta participó en el estudio. Recibieron o suplementos de aceite de pescado o un placebo durante ocho semanas. El equipo de investigación realizó una prueba de estrés mental antes y después de este período de suplementación.
Los resultados sugieren que el aceite de pescado podría reducir la reactividad de la frecuencia cardiaca al estrés mental. 
También pareció disminuir la respuesta de los nervios al estrés en el grupo de aceite de pescado. Sin embargo, no encontraron ningún efecto efecto sobre la respuesta de la presión arterial al estrés mental.  
Los investigadores concluyeron que la suplementación con aceite de pescado durante ocho semanas podría disminuir significativamente la frecuencia cardiaca y la reactividad de los nervio en respuesta al estrés mental. Estos hallazgos pueden ayudar a apoyar a los posibles beneficios del aceite de pescado en la relación entre el estrés mental y los problemas del corazón. 
El estrés es una condición común para la cual se han estudiado muchas terapias integrales. 
Tanto la kava como la musicoterapia están apoyadas por evidencia científica fuerte para el alivio del estrés. Hay buena evidencia científica que apoya el uso de la acupresión, la terapia del arte, la hipnoterapia, la meditación, el toque terapéutico, y el yoga en la reducción del estrés.

13.4.13

¿Cuánto viven los mosquitos?


Cuanto-viven-los-mosquitos-1.jpg
Los mosquitos son unos insectos terribles que nos atacan cuando estamos durmiendo, zumbando en nuestros oídos y picándonos en los lugares más incómodos. Pero sabes tú, ¿cuánto viven los mosquitos? Muchas personas creen que un día, pero lo cierto es que el ciclo del mosquito es mucho más largo, llegando a vivir hasta por un mes.

El ciclo de vida del mosquito

La duración de la vida de los mosquitos depende de muchos factores: la humedad, la temperatura, el sexo del mosquito y la época del año. Los machos suelen vivir tiempos cortos -aproximadamente una semana-, mientras que las hembras sobreviven hasta un mes.
El mosquito pasa por cuatro etapas, en las que se lo puede reconocer por su apariencia:

Huevo

La hembra pone los huevos uno por vez, y flotan en el agua, algunos haciendo balsas de huevos que pueden llegar a ser de miles. Suelen ponerlos durante la noche, durante tres noches seguidas. 48 horas después, los mosquitos se convertirán en larvas.

Larva

Cuanto-viven-los-mosquitos-2.jpg
Las larvas viven en el agua y salen a respirar a la superficie gracias a una especie de sifón que tienen -aunque algunas especies no cuentan con esto-. Mudan su piel hasta convertirla en cuatro veces su tamaño, y se alimentan de microorganismos y materia orgánica del agua. Son vulnerables a las temperaturas bajas -son animales de sangre fría- y a los depredadores naturales. Este proceso dura aproximadamente una semana.

Pupa

La pupa no se alimenta, solo reposa. Es el paso previo a que el mosquito se convierta en adulto, y el proceso tarda aproximadamente dos días. En ese momento la crisálida se abre y “nace” el mosquito. Durante esta etapa, el mosquito tiene un cuerpo corto y curvo, con una gran cabeza y aletas para nadar.

Mosquito

El adulto recién salido de la crisálida descansa unos momentos en la superficie del agua para secarse y endurecerse, principalmente las alas. Los mosquitos cuentan con dos ojos enormes, seis patas, dos alas y un tórax.

¿Por qué pican los mosquitos?

Existen más de 2.500 especies diferentes de mosquitos en el mundo entero. Sin embargo, pese a sus diferencias, tienen una similitud primordial: todos necesitan del agua para completar su ciclo de vida. El tipo de agua en la que se genera la larva probablemente determinará el tipo de mosquito, pero lo cierto es que los mosquitos pueden crecer en cualquier lugar.
Cuanto-viven-los-mosquitos-3.jpg
Solo son las hembras adultas las que pican a los humanos y animales, mientras que los machos sealimentan de jugos vegetales. Esto se debe a que la hembra necesita de la sangre para poder crear huevos, sino, probablemente morirá sin poner cría. La búsqueda de sangre se realiza durante aproximadamente dos horas y durante la noche. Es el dióxido de carbono que exhalamos y el ácido láctico en nuestro sudor lo que atrae a los mosquitos. Para picarnos, las hembras usan una probóscide dentada, y también inyectan en nosotros un anticoagulante y un analgésico -cuyo efecto dura poco tiempo-.
Lamentablemente, las hembras, que son las que nos pican, son las que viven por un mayor período de tiempo. De todas formas, debemos tener en cuenta que esto es en las condiciones ideales, aunque parecer ser que son insectos muy resistentes que llevan en nuestro planeta más de 200 millones de años.

3.3.13

LA MEJOR PARRILLA (COMO PREPARARLA)

Dónde encender el fuego. 

Se aconseja considerar la dirección del viento: “El sector donde nos sentemos a comer debe estar ubicado contra el viento, para que el humo no venga hacia nosotros. Además, no es bueno dejar los ingredientes en el camino del humo pues puede darles un sabor amargo o acre”. 

Para prenderlo. 

1) Armar una “carpita con algunos puñados de astillas de madera, alrededor de una pelota de papel de periódico. 2) Hacer otra carpa con palos más grandes o ramas pequeñas. 3) Enrollar 4 ó 5 hojas de periódico e introducirlas entre las ramas. 4) Hacer una última carpa con troncos y encender el papel arrollado. Una vez iniciado el fuego,...

No cocinar sobre la llama directa. El chef aconseja dejar quemar los leños y esperar a que se rompan los carbones al rojo vivo. Al cabo de un rato, éstos se cubren de una ceniza blanquecina. “Ese es el estado óptimo para cocinar”.


A qué temperatura? 


Se sugiere una “guía rápida” colocar la mano encima de los carbones,  más o menos a la altura de la parrilla donde se ubicarán los alimentos, y contar en voz alta, de manera que cada número dure un segundo. 

Si se cuentan 2 segundos, el fuego está fuerte, ideal para cocinar trozos finos de carne.





Cuándo prender el fuego. 

La pregunta del millón. Se aconseja encender la parrilla unos 45 minutos antes de la hora en la que prevemos empezar a cocinar.



¡A cocinar! Sacar la carne del congelador alrededor de una hora antes de ponerla al fuego, para que tome temperatura ambiente, y salarla. Engrasar la parrilla con un trozo de grasa o con un paño bañado en aceite, y colocar la carne (la temperatura debe estar fuerte). 




Al cabo de unos 5 minutos, recomienda levantar suavemente un borde del bife y mirar las marcas de sellado. Si se ven bien, rotar la carne unos 90 grados, para lograr una cocción bien pareja. Luego de 4 minutos más, dar vuelta los bifes y cocinarlos otros 7 minutos. ¡Voilá! El bife perfecto.


El sabor de la experiencia. Si bien al principio cuesta conocer los tiempos de la carne y del asado, no hay mejor método de aprendizaje que el ensayo y error. La experiencia y los valiosos consejos de Dieter Schmidt, serán nuestros mejores guías para lograr los sabores asados más perfectos. 

Buen Provechó...!!!