Venezuela

Loading...

7.1.11

ES IMPRESINDIBLE TOMAR PASTILLAS DE CALCIO...?

Mentiras sobre el Calcio.

La osteoporosis es una enfermedad en la cual disminuye la cantidad de minerales en el hueso, perdiendo fuerza la parte de hueso reduciendo su volumen y densidad,  por un defecto en la absorción del calcio, lo que los vuelve quebradizos y susceptibles de fracturas y de micro fracturas, así como anemia y ceguera. 
Si tú has sido guiado a creer que la clave para prevenir osteoporosis es incrementando tu consumo de calcio o iniciando un régimen de drogas farmacéuticas.
Estoy seguro que has escuchado que la mayor causa de osteoporosis es la falta de calcio, cierto? 

Desafortunadamente, nada podía estar más lejos de la verdad.
 El Dr. Robert Thompson M.D.  Escribió un libro entero acerca de este tema, mencionando que el hueso es compuesto por lo menos de doce minerales, es por eso que enfocarse simplemente en consumir calcio, vendría a agravar la densidad ósea. 

Es la Leche una fuente saludable de Calcio?
La mayoría cree que esto ocurre sólo cuando hay poco calcio en la dieta, pero no es cierto.
Todo esto es resultado de la propaganda de la industria de productos lácteos que desde hace muchas décadas nos ha “informado” de lo saludables que son sus productos.
Mucha gente tiende a creer que si 1 vaso de leche cada día es bueno, 3 ó 4 vasos deberán ser aún mejores.
Investigaremos más la dieta, el factor más importante de la osteoporosis, que es un problema muy grave actualmente, especialmente en cuanto a las mujeres.

La osteoporosis no se inicia por falta de calcio en la dieta. Se inicia por un exceso de ácido en la dieta, que causa que el cuerpo utilice el calcio del esqueleto.

Es verdad que los productos lácteos contienen mucho calcio, pero también es evidente que la gente que tiene una alta ingestión de calcio de productos lácteos, también sufre de altas tasas de osteoporosis.
Que el mito del calcio haya sobrevivido se debe a un razonamiento superficial.
Investigaciones recientes demuestran que las poblaciones que ingieren menos calcio, en realidad tienen esqueletos más fuertes.

Esto se explica por el hecho de que la ingestión de mucho calcio también se relaciona con mucha proteína; todo junto causa una pérdida de calcio y otros minerales en nuestros huesos.

Además que:
 Tomar suplementos de calcio podría aumentar la probabilidad de tener un ataque al corazón en un 30 por ciento, según académicos de las universidades de Auckland y de Aberdeen.
Los investigadores descubrieron una conexión luego de examinar 11 estudios que abarcan cerca de 12.000 personas, algunas de las cuales estaban tomando suplementos de 500 mg de compuestos de calcio o más.
Tales suplementos son a menudo prescritos para las mujeres de edad, con la intensión de prevenir o ayudar a tratar la osteoporosis y ahora los científicos creen que esto puede  puede traducirse en mayores niveles séricos de calcio en la sangre, lo cual conduciría al endurecimiento de las arterias, afectando la circulación sanguínea.

Los autores del estudio concluyeron: "Los niveles séricos de calcio se han asociado positivamente con una mayor incidencia de ataques al corazón en los grandes estudios de observación".
Nuevas investigaciones están suscitando preguntas acerca de la inocuidad de los suplementos de calcio que tantas mujeres de más de 50 años toman para fortalecer sus huesos. Un estudio reciente sugiere que estas pastillas aumentan el riesgo de que la persona sufra un ataque cardíaco.
La controversia empezó en julio cuando el British Medical Journal publicó un estudio que planteaba preguntas alarmantes acerca de los suplementos de calcio que toman millones de estadounidenses para protegerse de la fragilidad ósea asociada al envejecimiento.

El calcio en los alimentos no presenta riesgos
Esta última investigación quizás ponga en tela de juicio la costumbre popular  de obtener el calcio a través de pastillas, pero no sugiere ningún riesgo para el corazón que éste provenga de los alimentos que se ingieren. Según los investigadores, esto tal vez se deba a que los alimentos no causan el aumento temporal y de corta duración del calcio en la sangre que sí ocurre con el calcio en pastillas. Los autores opinan que este aumento repentino produce depósitos de calcio que pueden endurecer los vasos sanguíneos o aumentar las probabilidades de que la sangre se coagule.

¿Dónde queda la vitamina D?
Otros aducen que el análisis reciente prácticamente carece de importancia, ya que excluyó a los pacientes que también tomaban vitamina D, la que tal vez proteja al corazón porque ayuda al cuerpo a absorber el calcio, y la que, además, casi siempre se receta con los suplementos de calcio. ''El campo de estudio ha pasado del problema del calcio solo a la combinación de calcio y vitamina D, porque trabajan juntos para proteger los huesos'', dice la doctora Bess Dawson-Hughes, directora del Centro de Nutrición del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en la Universidad de Tufts, en Boston.

La Women's Health Initiative (Iniciativa de Salud de las Mujeres), un estudio nacional de 36.000 participantes, examinó a mujeres que tomaban calcio y vitamina D, y en el 2006 informó que no existían efectos cardiovasculares generales a causa de estas pastillas.
Sin embargo, el estudio de Nueva Zelanda no es el primero en indicar que los suplementos de calcio pueden aumentar el riesgo cardiovascular. El análisis es la continuación de los resultados de ensayos clínicos publicados dos años atrás, por los mismos investigadores. La finalidad de dicho análisis era examinar los posibles beneficios cardiovasculares de los suplementos para las mujeres posmenopáusicas. Pero lo que mostró fue una tendencia a crear  más problemas cardiovasculares entre las personas que toman calcio.

El doctor Reid informó que, en la reunión de la American Society of Bone and Mineral Research (Sociedad Americana de Investigación Ósea y Mineral) de octubre, presentará otro análisis de los estudios acerca del calcio con vitamina D, un análisis donde predomina un nuevo examen de los datos del estudio Women's Health Initiative, que también indica un mayor riesgo de ataques del corazón.




Artículos relacionados